"La dificultad no debe ser un motivo para desistir sino un estímulo para continuar"

280_LA RAE ARGUMENTA LAS ACEPCIONES DE GITANO PORQUE REFLEJAN UN USO REAL

LENGÜETA 280 LA RAE ARGUMENTA LAS ACEPCIONES DE *"GITANO" PORQUE REFLEJAN UN USO REAL La Real Academia (RAE) ha respondido a las quejas por no haber corregido en la última edición de su Diccionario la asociación de «engaño» con «gitano» y «gitanada», que esas acepciones están recogidas en el uso real del español hablado y literario desde 1500 hasta la actualidad. En la quinta acepción de la palabra «gitano» de la última edición del Diccionario de la lengua española aparece asimilada a «trapacero», alguien que, según la propia RAE «procura engañar a alguien en un asunto» con «astucias, falsedades y mentiras», algo que la Unión Romaní ha calificado de «inyección de ánimo» a los «racistas del país». El Defensor del Pueblo ya se dirigió a la RAE para que revisara las acepciones de «gitanada» y «gitano» que se contenían en la 22ª edición de su Diccionario en lo que se refería a la que imputaba en la definición «a un colectivo de personas, por el mero hecho de su pertenencia al mismo, una conducta negativa, en concreto de engaño». El «engaño» es, según el Defensor, algo «constitutivo de delito» y «discriminatorio» y mantener esa definición contribuye «a la creación y mantenimiento de actitudes sociales racistas y xenófobas». El que una palabra o acepción figure en el Diccionario de la lengua española, responde la RAE en un comunicado, «no es fruto de una invención o de la voluntad arbitraria de la Academia, sino que obedece a la obligada incorporación a este repertorio lexicográfico de los usos léxicos del español utilizado en la realidad». La RAE manifiesta su «máximo respeto y consideración» hacia la comunidad gitana y todos y cada uno de sus miembros pero, dice, «no puede declinar su compromiso» de ofrecer al conjunto de la comunidad lingüística «el repertorio más fiel que sea posible de las palabras que los hispanohablantes usan libre y espontáneamente en todas sus acepciones». Al plasmarlos en el Diccionario, continúa, «el lexicógrafo está haciendo un ejercicio de veracidad» y «reflejando usos lingüísticos efectivos, pero no está incitando a nadie a ninguna descalificación ni presta su aquiescencia a las creencias o percepciones correspondientes». «Es más, con esta práctica proporciona los datos necesarios para que la propia sociedad identifique la existencia de usos lingüísticos inconvenientes, cuya erradicación ha de fomentarse precisamente a través de la educación. Es una tarea que el Diccionario no puede suplir», precisa. La Academia recuerda que desde julio del año pasado ha dado contestación a los escritos que la oficina de la Defensora del Pueblo le ha cursado sobre la redacción de los artículos «gitano» y «gitanada» en la 23ª edición del Diccionario. «Ambos artículos fueron modificados en relación al texto de la 22ª edición del Diccionario publicada en el 2001. Se adjuntó, en todo caso, a la Defensora del Pueblo cumplida documentación lexicográfica que acredita que ninguna de las acepciones reseñadas, tanto las de contenido neutro como las positivas y las peyorativas, es ajena al uso del español literario y hablado desde 1500 hasta hoy mismo», señala la Academia. La corporación añade que «examina con cuidado» todos los casos que se le plantean ante las «frecuentes» demandas que recibe para eliminar de él ciertas palabras o acepciones que, «en el sentir de algunos», o reflejan realidades sociales «que se consideran superadas», o resultan «injustificables» para «determinadas sensibilidades». «Pero no siempre —agrega— puede atender a algunas propuestas de supresión, pues los sentidos implicados han estado hasta hace poco, o siguen estando vigentes en la comunidad social». *Por eso la RAE ha modificado la definición de «gitano» como ‘trapacero’ por discriminatoria. La Real Academia de la Lengua Española (RAE) ha modificado la acepción de gitano como 'trapacero' en el Diccionario, al incorporar una nota de uso «ofensivo y discriminatorio», en respuesta a la solicitud de las entidades del Consejo Estatal del Pueblo Gitano. Sin embargo, estas organizaciones mantienen, en un comunicado, la exigencia de la retirada de esta acepción y plantean la búsqueda de una definición más correcta y respetuosa de gitano en el Diccionario. La RAE remitió un escrito al Consejo Estatal del Pueblo Gitano el pasado 9 de octubre para confirmar que en la nueva edición online del Diccionario se incluiría la acepción de gitano como ‘trapacero’ con una nota de uso «ofensivo y discriminatorio». Unos días antes, el Defensor del Pueblo difundió en su página web una contestación del presidente de la RAE, Darío Villanueva, a su resolución de 27 de mayo en la que se solicitaba la modificación de las acepciones del término gitanada y gitano en la última edición del Diccionario por considerarlas discriminatorias. En el texto hecho público por el Defensor del Pueblo, la Real Academia Española indicaba que añadiría en su próximo Diccionario una nota de uso que advertiría del significado «ofensivo o discriminatorio» de las acepciones trapacero y trapacería para definir las palabras gitano y gitanada. El cambio se formalizó el 13 de octubre en la versión online de la nueva edición del Diccionario. Las entidades del Consejo Estatal del Pueblo Gitano consideran que esta nota de uso supone «una mejora sustancial» en la definición de gitano y gitanada, aunque sostienen que debería haberse eliminado la acepción trapacero. En su opinión, una institución del prestigio y raigambre de la Real Academia Española podría haber buscado una solución más elegante a la trapacería cometida en la nueva edición de su Diccionario con el «mero parcheo» de una nota de uso. Recuerdan a la Real Academia Española la importancia de su papel en la configuración del imaginario sobre los grupos sociales más vulnerables, entre ellos la comunidad gitana, y le piden sensibilidad al definir las palabras de la lengua en un diccionario de uso popular, en el ámbito educativo y con carácter referencial. La Real Academia Española de la Lengua (RAE) añadirá en su próximo Diccionario una nota de uso que advertirá del significado “ofensivo o discriminatorio” de las acepciones “trapacero” y “trapacería” para definir las palabras “gitano” y “gitanada”, como pidió el Defensor del Pueblo. Así lo ha detallado, en un escrito enviado a la Institución, el presidente de la RAE, Darío Villanueva, quien ha señalado que esta adición será visible a partir del mes de octubre en la versión electrónica del Diccionario de la Lengua Española, disponible en la página web de la RAE. El Defensor del Pueblo mantiene abierta desde 2013 una actuación mediante la que se logró que la RAE modificase parcialmente las acepciones del término “gitanada” y “gitano” en la 23ª edición de su Diccionario. No obstante, y aunque se aligeró la acepción negativa u ofensiva de las definiciones, la Institución consideró que los términos “gitanada” y “gitano” que atribuían una conducta negativa como es el engaño a un colectivo de personas, por el mero hecho de su pertenencia al mismo. Por ello, recomendó a la RAE que eliminara del Diccionario la acepción “trapacería” de la palabra “gitanada” y la acepción quinta, “trapacero”, de la entrada “gitano”. Y, en caso de que no aceptara esta recomendación, el Defensor del Pueblo pidió incluir las abreviaturas “negat.” y/o “despect.” en las acepciones de las palabras “gitanada” y “gitano”. ÚLTIMAS PALABRAS SOBRE ESTE TEMA QUE ARGUMENTAN TODO LO ANTERIOR La publicación de la última edición de la RAE ha causado indignación en el pueblo gitano. La Academia modificó la que era la cuarta acepción de gitano en la 22ª edición del diccionario recalcando que era un término despectivo (“Que estafa u obra con engaño“), además, ha añadido una nueva, la quinta en esta 23ª edición, que reza “Trapacero“. La Asociación de Gitanas Feministas por la Diversidad ha pedido a la RAE que elimine está acepción, por considerar que es racista y que la Academia legitima este racismo al incluirla en su diccionario. Entiendo gran parte de esta indignación. Intento no ser racista (y sí, digo intento, porque hemos nacido en un mundo racista, que nos ha dado concepciones racistas sin que lo hayamos pedido). Pero en este caso creo que la indignación está mal canalizada. Me explico. ¿Es racista la definición de gitano de la RAE? No. La definición no es racista, pues no atribuye esos comportamientos al colectivo gitano. Es una definición impecable desde el punto de vista lexicográfico: utiliza un adjetivo sinónimo para definir otro adjetivo. Y ya. Nada más. Lo que es racista es el origen de esa acepción de gitano, una asociación de ideas evidentemente racista, igual que lo es la sociedad en la que nació. Una sociedad que ha considerado tradicionalmente que los gitanos estafan, roban y engañan y que ha utilizado el término para llamar al estafador, al engañador y al timador. Creo que se ve muy claro que la definición actual de gitano no es racista si la comparamos con la del Diccionario de Autoridades, el primer diccionario académico. Con su ejémplico ejemplar de Cervantes y todo. Apius Claudius Caecus...

Compartir en redes sociales

Esta página ha sido visitada 1 vez.